En esta página hay un artículo de valor y una oferta especial para ti.
Tiempo de visita en la página: 6 minutos.

6 SECRETOS DEL PACKING QUE USAN LAS GRANDES COMPAÑÍAS PERO QUE NO TE DICEN

#1: Marcos de Referencia

A diferencia de lo que todo el mundo te pueda decir no te tienes que inventar el agua tibia es desde cero, ni hacer diseños absolutamente novedosos. La verdad es que la gran mayoría de compañías constantemente están revisando cómo lo están haciendo otros, no para copiarlos (eso sería injusto), sino para modelarlos. Modelar significa tomar lo mejor de las otras empresas y adecuarlo (hacer tus propias adaptaciones) para la tuya. Es por eso que te recomendamos que siempre que vayas a crear el diseño de tu propio empaque veas como otras marcas en tu sector o de otros sectores lo están haciendo para que también puedas tener ideas asociadas a lo que hoy ya funciona y que desde ahí puedas crear tus ideas más frescas

#2: Menos, es más

Este es uno de los lemas más mencionados en las áreas de diseño, arquitectura y artes. ¿Por qué lo mencionan tanto? porque los profesionales del diseño identificaron que a veces realizaban sus creaciones cargadas de elementos que no cumplían ni desempeñaba ninguna función y todo lo contrario en vez de sumar belleza y estilo lo que lograban era una mala imagen y sobre costos. Es por esto que repensar si tu empaque tiene información o accesorios inútiles que perjudica la esencia de lo que quieres transmitir.

#3: Nada es mucho más grave

Tener empaques sobre cargados y tenerlo sin absolutamente nada, digamos que las dos cosas son malas por igual. Hoy entendemos que existen unos elementos que utilizados de forma inteligente pueden:
  • resaltar los detalles o los regalos
  • pueden aumentar el valor percibido
  • pueden producir recomendación efectiva
Es por eso que lo que tienes que hacer es un claro análisis de cómo mezclar diferentes opciones, qué tienes que hacer para que tu empaque cumple con:
  • Ser bonito
  • Sencillo
  • Impactante

#4: Piensa en el que compra el detalle

Debes recordar que un regalo, un detalle o uno de tus productos, va a tener dos grupos de interés por los cuales va a pasar:
  • uno es Quién compra el producto
  • y otro es quién va usar el producto
De esta manera tienes que pensar en cada uno de ellos al construir el empaque asociándolo al costo y el precio de venta de tu producto. Pensar en quién compra el producto es hacerte las siguientes preguntas: ¿cómo escoge el producto? ¿cuáles son sus motivaciones para escoger el producto? ¿qué prefiere que se perciba a la hora de entregarlo? Ten en cuenta estas preguntas y vas a poder saber qué tipo de empaque puedes crear pensando en aquella persona que va a comprar tu producto para regalar

#5: Piensa en el que usará el regalo

Este punto es vital!…Recuerda esto: ¿qué quieres que piense un padre cuando recibe su regalo de Día del padre? ¿qué quieres que piense una madre cuando recibe su regalo del día de la madre? ¿qué quiere sentir una novia o un novio el día de San Valentín? ¿qué quieres que sienta una persona el día de su aniversario? ¿qué quieres que siente una persona el día de su cumpleaños? Estas son algunas de las preguntas que debes contestarte a la hora de pensar en el usuario. Verás, una cosa es el sentimiento del que entrega el detalle y por eso tienes que pensar en quién lo compra, pero otra cosa es en el sentimiento que tú mismo quieres crear en aquella persona que destapa el detalle. Piensa en qué quieres que experimente al recibirlo y abrirlo y esto te dará muchas ideas creativas

#6: ¡Efecto wow!

Este es un efecto de los más importantes a la hora de construir tu empaque y las grandes compañías lo saben. Ellos reconocen el valor de un concepto que se llama recomendación involuntaria; es esa recomendación que la gente hace de tus productos o servicios sin que siquiera se lo pidas. Esto ocurre de forma intuitiva cuando la gente ve algo que entra por los ojos. Es hermoso, tiene estilo, no está sobrecargado y tiene los componentes adecuados entonces se despierta una emoción bonita al recibir el regalo. Inmediatamente toman fotos, la montan en sus redes, realizan reels o videos y hacer eso produce el efecto wow que no solamente es la emoción de la persona que recibe el producto, sino que también es la emoción de todas las personas que lo rodean y que hacen partes de sus redes y al verlo también dicen wow. Este efecto produce preguntas: “qué es eso que recibiste tan hermoso” y estás interacciones generan esa cadena de recomendación involuntaria que posicionan tus productos y aumentan tus ventas.
¿Sabías que puedes hacer tus compras desde nuestro sitio web?
  • Desde la comodidad de tu casa o negocio
  • Aprovechando periódicas ofertas
  • Recibiendo información que te ayuda a crecer
Nuestro clientes digitales son los cartujos lovers y para empezar nuestra relación virtual tenemos esta gran oferta para ti: